Deterioro cognitivo: Terapia de Orientación a la Realidad

Desde los años 60 se pone en práctica -en usuarios con deterioro cognitivo- la denominada Terapia de Orientación a la Realidad, parece ser que nadie pone en duda los efectos positivos que este tipo de terapia tienen tanto en la conducta como en la cognición, ya que reducen la confusión y evitan la desconexión del entorno de la persona.

Pero vayamos al grano, vayamos a proporcionar instrucciones útiles para quien pueda leer y aplicar lo que se propone en esta entrada, en última instancia explicaremos por y para qué.

En casi todos los informes de las personas con deterioro cognitivo leve o leve moderado ligado a la Enfermedad de Alzheimer yo recomiendo lo siguiente:

1. Indica diariamente o incluso varias veces al día a tu familiar el día en el que vive; como su capacidad de aprendizaje está afectada, dale a esa información significado, asociándola a otros datos que sean importantes para él (fechas de cumpleaños, acontecimientos socio políticos, frutas de la temporada, …), si puede ser, que utilice una agenda o calendario para anotar las actividades relevantes, que tache el día pasado para que se involucre en ese conocimiento, aunque diga que “le importa un comino la fecha”. Con esto estarás estimulando su orientación temporal.

2. Hazle participar en los desplazamientos, si puede ser que sea él o ella quien tome la iniciativa, al menos en algunas ocasiones, que te diga dónde se ubican algunos lugares que sean importantes para él o ella, hasta las personas sin deterioro cognitivo podemos detectar que cuando nos llevan, no aprendemos los caminos. Con ello estarás estimulando su orientación espacial.

3. Desde el comienzo del deterioro la persona muestra que le cuesta evocar espontáneamente a algunos familiares o amigos, o incluso a mascotas que tiene o ha tenido, ayúdale a vincular imagen a persona (o animal) anotando en las fotografías los nombres; incluso puede llevar en la cartera retratos nombrados, así cuando tenga que indicar quienes son sus hijos, nietos, hermanos o quien sea, tendrá la información, se sentirá mejor y activará la huella de memoria para evitar que se diluya esa información.

4. Propicia que se involucre en cosas que suceden en el mundo, a veces uno no quiere que se vea afectado por las malas noticias, pero no todas las noticias lo son: existen noticias neutrales, sobre economía, sobre arte, sobre deporte, o incluso los cotilleos si eso es lo que le va a mantener vinculado al mundo. En casi todos los centros de día y residencias se pone en práctica la lectura de noticias, y se debe a que se sabe que la orientación al entorno es muy positiva.

En cualquier caso, tú conoces a tu familiar, lo mejor es “un traje a medida” y no el “café para todos”, adapta estas sugerencias a sus características y gustos.

En mi caso nunca podré olvidar a un hermano que todos los días le escribía en la mano la fecha a su hermana, y otro que dejaba a la suya ir sola persiguiéndola a pocos metros, influirían o no esas estrategias pero pese a la enfermedad estas personas llegaron a etapas avanzadas manteniendo ciertas capacidades preservadas.

Terminemos pues con una breve justificación teórica para avalar estas prácticas:

1. Organizamos una parte de la información que recibimos episódicamente, es general que nos cueste menos recordar los eventos que podemos ubicar en un tiempo y/o en un espacio, cuando el tiempo y el espacio se desdibujan, todo se vuelve igual y nada es “almacenable”.

2. Aquello que activamos es menos vulnerable al deterioro, pensemos por ejemplo que las palabras que no utilizamos suelen desaparecer de nuestro vocabulario (o permanecer olvidadas hasta que algo las trae al presente), lo mismo sucede con las personas, difícilmente recordaremos como se llama aquel compañero de trabajo al que hace años perdimos de vista (los compañeros de colegio suelen recordarse mejor).

3. ¿Cómo será no saber dónde estás? ¿en qué tiempo vives? ¿quienes son las personas con las que te relacionas?… en mi trabajo en centros de día veo como para los usuarios es muy importante reconocer el espacio y a las personas, produciéndoles calma lo conocido y desasosiego lo que no lo es.

Si estás interesado en recibir asesoramiento en este tipo de actividades, o en disponer de los servicios de un terapeuta (Terapeuta Ocupacional o Psicólogo) para tu familiar, no dudes en contactarnos, te informaremos a la menor brevedad.

Graciela Otero Fernández

Neuropsicóloga

Número de Colegiada: M-27621

Tel: 653.14.03.61 (Atención de 16 a 21 de lunes a viernes)

neuropsicologa@madridpsicologos.com